salud mental mayores

Cómo cuidar la salud mental en personas mayores

La población de personas mayores a nivel mundial crece a pasos de gigante. Los datos hablan de que un 20% de las personas mayores de 60 años sufre algún trastorno mental o neuronal. Pero, ¿qué tipo de trastornos son los más frecuentes? Y lo más importante ¿cómo evitarlos y cuidar la salud mental en este segmento de edad?

Los trastornos mentales son frecuentes en las personas mayores (recordemos ese 20% que sufre algún tipo de enfermedad mental o neuronal). Y generalmente conllevan insatisfacción, o un modo de vida pasivo, en quien lo sufre. La demencia, la depresión y la ansiedad son tres de las enfermedades más comunes en las últimas etapas de la vida. Las dos últimas pueden estar causadas por el impacto que produce la jubilación en una persona mayor, la pérdida paulatina de su entorno más cercano (familiares, amigos, etc) o la no aceptación del envejecimiento.

En todo caso, conservar la salud mental y prever algunas de estas enfermedades es posible si se lleva una vida diaria saludable. Pequeños hábitos cotidianos pueden no sólo influir de forma positiva en la salud física, sino que ayudarán a las personas mayores a mantener un buen estado mental y afrontar las dificultades derivadas de la edad con mayor resistencia.

Recomendaciones para una buena salud mental en personas mayores
Para mantener en buenas condiciones su calidad de vida, las personas mayores deberían tener en cuenta ciertas recomendaciones de los especialistas. Una serie de pautas que les ayudarán física y mentalmente, y que resumimos en los siguientes puntos.

  • Dieta rica en Omega3, hierro y antioxidantes. El cuidado de la alimentación es básico para lograr un equilibrio mental. Hacer una dieta rica en Omega3 (pescados, soja, aceite de oliva), hierro (vegetales y hortalizas, frutos secos) y antioxidantes (té verde, algunas frutas y verduras) aportará al cerebro una serie de nutrientes muy beneficiosos.
  • Hidratación. Es importante para las personas mayores mantenerse hidratado y beber líquidos con frecuencia. Además de los beneficios físicos, la mente lo agradecerá.
  • Hacer deporte. La actividad física diaria ayuda a aumentar los niveles de endorfinas y serotonina, lo que favorece el ánimo y el descanso nocturno. Ayuda a mejorar la autoestima y, según los estudios, mejora el rendimiento cognitivo en personas con demencia.
  • Practicar un estilo de vida activo. Leer, e incluso estudiar o hacer cursos, pintar, escuchar música, anotarse en actividades de tu entorno (por ejemplo, una caminata solidaria) o mantener relación con tu grupo de amigos frecuentemente, ayudarán a mantener activa la actividad cerebral.
  • Ejercitar el cerebro. Hacer yoga, meditación, juegos de estimulación cognitiva… Todo este tipo de actividades, como puede ser un simple pasatiempos, ayudan a ejercitar nuestro cerebro y, a corto plazo, mejorarán nuestra salud mental.
  • Evitar el estrés u otras situaciones que pueden provocarnos un malestar general y que, además, reducen el volumen de neuronas cerebrales.
  • Hacer chequeos periódicos. Es muy importante en estas edades mantener un control médico regular para evitar (o detectar de forma precoz) enfermedades como el colesterol o la diabetes, que pueden afectar a la memoria.

La red social de ClepIO
Te invitamos a acceder a la parte Social de ClepIO y hacerte seguidor del Grupo “Personas a tu cargo”, en el que participan personas que, como tú, se preocupan por nuestros mayores.

ClepIO