envejecimiento prematuro

5 claves para evitar el envejecimiento prematuro

El envejecimiento prematuro es un proceso biológico que puede prevenirse principalmente con unos hábitos de vida saludables.  

Es muy difícil ganar la batalla a los años. ¡Pero no imposible! Si bien el envejecimiento es un proceso natural que antes o después deberemos aceptar, también es cierto que con una serie de pautas saludables lo podemos retardar. Y tienen bastante que ver con nuestra calidad de vida: nuestras rutinas, nuestra alimentación, un buen descanso…

¿Cuáles son esas pautas que deberíamos seguir para ganar ventaja a los años?

5 consejos para evitar el envejecimiento prematuro

  1. Dieta rica en nutrientes. Los minerales, las vitaminas y los antioxidantes prevendrán que tu cuerpo y tu rostro envejezcan rápido. ¿Cómo aplicarlos en una dieta saludable? Principalmente con alimentos de origen vegetal: verduras, frutas, legumbres, cereales… Y también con ciertos alimentos específicos que, por sus componentes, tienen propiedades anti-aging: frutos rojos, granadas, arándanos, espinacas, aguacate, nueces, salmón o semillas de cacao.
  2. Deporte y ejercicio diarios. Además de mantenerte en forma, si practicas ejercicio diario notarás los cambios en tu rostro y cuerpo. Y es que el deporte ayuda en la regeneración de la piel y en la eliminación de aquellas sustancias tóxicas que pueden estar afectando a tu salud.
  3. Un buen sueño y un buen descanso. Un descanso de calidad, aunque no lo parezca, conseguirá mantenerte más joven y fresco. El sueño tiene propiedades curativas, restauradoras y rejuvenecedoras, por lo que debemos darle la importancia que se merece. No te olvides de dormir tus 7-8 horas diarias recomendadas, y asegúrate de que tu colchón te proporcione un buen descanso. De lo contrario, nuestros niveles hormonales o nuestro estado de ánimo se verán negativamente afectados, y tarde o temprano eso puede traducirse en un envejecimiento prematuro poco deseable.
  4. ¡Cuidado con el sol! Si bien es una fuente inagotable de vitamina D, el sol puede volverse contra nosotros si lo tomamos en exceso y a horas poco recomendables. Sabido es que los rayos UV del sol son los causantes del envejecimiento prematuro de la piel, por lo que es importante utilizar cremas con un alto factor de protección (especialmente en verano y si vamos a pasar largos ratos en la playa), sombreros o gorras y gafas de sol. No importa que no notes ningún daño cutáneo en el presente. La piel tiene memoria y con el tiempo esos daños pueden ser más visibles.
  5. Cuidados estéticos. Podemos combinar un estilo de vida saludable con otros complementos estéticos que ralenticen el proceso de envejecimiento de nuestra piel y nuestro cuerpo. Actualmente existen productos en el mercado que estimulan la reparación celular y mantienen nuestra piel hidratada y nutrida. Un buen paso, sin duda, para conservar la firmeza de nuestra piel.

Además de estas pautas, te recordamos la importancia de beber agua a diario para mantenerte hidratado. Pequeños pasos todos que te ayudarán a mitigar el impacto negativo del paso del tiempo. Y es que, como se sabe… ¡más vale prevenir que curar!

Imagen: Freepik.com

ClepIO