retención infantil

Sistemas de retención infantil

Además de ser obligatorios, los sistemas de retención infantil ofrecen la mejor protección para los niños a bordo de un vehículo.

Según la DGT, la principal causa de muerte en niños menores de 14 años son los accidentes automovilísticos, y en hasta un 40% las trágicas consecuencias son debidas a la falta de una seguridad y protección adecuadas. Por ello es importante (y obligatorio) contar con unos sistemas de retención infantil que garanticen un viaje seguro a los más pequeños.

Estos sistemas reducen los siniestros, evitan el 90% de las lesiones y el 75% de las muertes. Por ello deberán utilizarse en menores con altura igual o inferior a 135 cm, y adaptados siempre a su peso y características.

Utilización de los sistemas de retención infantil

¿Cómo utilizar correctamente un sistema de retención infantil? Lo primero que tenemos que hacer es comprobar que se adapta a las características de nuestro coche y a las necesidades de nuestro hijo (según su peso y estatura). También deberemos asegurarnos de que la silla quede bien instalada en los asientos traseros. Para ello podremos sujetarla con el cinturón de seguridad o bien mediante el conocido como sistema Isofix (anclajes propios del vehículo), el más recomendable y seguro en estos casos.

¿Qué pautas seguiremos? Utilizaremos sistemas de retención infantil adecuados y homologados desde el inicio, desde el primer viaje en coche de nuestro hijo y hasta que mida 135 cm. Las sillas son diferentes según la edad de los niños:

  • Modelo para recién nacidos y hasta los 13 kg de peso.
  • Modelo de los 9 a 18 kg aproximadamente (en el que el niño va protegido mediante un arnés de cinco puntos).
  • Modelo de 15 a 36 kg (elevadores con respaldo).

Excepcionalmente, podrán seguir usándose sistemas de retención en menores de 12 años que superen los 135 cm de estatura y hasta los 150 cm. Además:

  • En los primeros meses deberá colocarse la silla en sentido contrario a la marcha del vehículo ya que ofrece una mayor protección de cabeza, cuello y columna.
  • No deben utilizarse nunca los asientos delanteros, salvo en casos muy excepcionales.
  • Es importante vigilar que nuestros hijos no saquen los brazos o suelten ningún punto de agarre. De lo contrario los sistemas de sujección perderán su efectividad.
  • Los elevadores con respaldo deberán ajustarse de forma que el niño alcance la altura necesaria para que pueda utilizar el cinturón del vehículo de forma correcta. La parte diagonal del cinturón debe colocarse sobre el hombro y sin tocar el cuello y la horizontal sobre caderas y muslos, nunca sobre el estómago.

Nota importante: ¿Sabías que en los trayectos cortos es donde se registran mayor número de accidentes o errores de colocación de los sistemas de retención? Pon atención en este tipo de recorridos y, sobre todo, da ejemplo a los tuyos poniendo tú también el cinturón de seguridad.

Imagen: Freepik.com

ClepIO