pérdida de audición

Pérdida de audición: cómo detectar la sordera

La incapacidad para apreciar ciertos estímulos sonoros es el primer síntoma que avisa de una pérdida de audición, una patología que, si bien afecta principalmente a personas mayores, puede darse a cualquier edad y por diversas causas.

La sufren, aproximadamente, 1 de cada 5 personas. Suele asociarse con el paso de los años, aunque en ocasiones se manifiesta a edades tempranas y por causas varias (sobreexposición a ruidos fuertes, lesiones, infecciones… ). Hablamos de la pérdida de audición.

La pérdida de audición es una patología que va desarrollándose de forma gradual, por lo que sus síntomas, a veces, pueden tardar en reconocerse. Sin embargo, un pronóstico a tiempo nos ayudará a poner solución al problema y recuperar nuestra vida diaria sin esa barrera comunicativa que conforma la sordera.

Síntomas de la pérdida de audición

¿Cómo reconocer una alteración en nuestro sistema auditivo? Aunque lleva tiempo reconocerlos, existen una serie de síntomas que nos avisan de una posible y futura sordera.

  • Necesidad de subir mucho (incluso a veces demasiado) el volumen de la televisión, para poder escucharla con claridad.
  • Dificultades para oír a personas cercanas (alguien, por ejemplo, que nos habla desde atrás o a escasos metros).
  • Sensación como de que las personas con las que interactuamos hablan entre dientes.
  • Dificultades para comunicarse ante un grupo de personas o en ambientes con excesivo ruido: un autobús urbano, una fiesta…
  • Necesidad frecuente de que las personas nos repitan lo que nos dicen.
  • Dificultades para oír ciertos estímulos que antes se oían perfectamente: un timbre, el teléfono, el tictac del reloj…
  • Necesidad de concentración para poder escuchar a las personas con claridad.  

No tratar la patología adecuadamente puede además conllevar ciertas consecuencias, principalmente sociales y psicológicas: aislamiento social (no oímos, no nos integramos en nuestro entorno), vergüenza, baja autoestima, ansiedad, desconfianza, incluso depresión. Por eso es importante reconocer el problema y afrontarlo acudiendo al médico especialista. Hoy en día el  90% de los casos de pérdida auditiva son recuperables o mejorables. ¿Por qué esperar para poner remedio?

Imagen: Freepik.com

ClepIO