embarazo ectópico

¿Qué es un embarazo ectópico?

El embarazo ectópico se produce cuando el embrión se implanta fuera del útero y puede traer graves consecuencias si no se trata a tiempo.

Seguramente has oído hablar más de una vez del llamado embarazo ectópico. ¿Qué es? ¿Por qué se produce y cómo se detecta?

Un embarazo ectópico es aquel que avanza fuera del útero. El embrión se implanta y comienza a crecer fuera de la cavidad uterina, en las trompas de Falopio, el ovario o la cavidad abdominal.

Este tipo de embarazos son poco frecuentes, pero de no tratarse a tiempo pueden conllevar ciertos riesgos para la mujer embarazada. En el caso de que el embrión se adhiera a las trompas de Falopio, estas pueden romperse si se estiran mucho con el crecimiento del embarazo, llegando a provocar hemorragias internas o infecciones. En casos extremos pueden originar la muerte.

Afortunadamente, este tipo de embarazos suelen diagnosticarse a tiempo a través de los distintos exámenes ginecológicos, análisis o ecografías. El tratamiento (farmacológico o quirúrgico), tendrá como misión interrumpir el embarazo y es 100% efectivo.

¿Por qué se produce un embarazo ectópico?

El óvulo fecundado no consigue llegar al útero y se implanta en otras zonas del abdomen. Pero, ¿por qué ocurre esto? Hay distintas causas que lo explican:

  • Un desplazamiento lento del óvulo.
  • Un óvulo de dimensiones desproporcionadas respecto al diámetro de la trompa, por lo que no consigue desplazarse hasta el útero.
  • Una infección o inflamación de las trompas de Falopio, que obstruye el avance del óvulo.
  • En casos de endometriosis o la enfermedad inflamatoria pélvica (EIP).
  • Alguna otra anomalía congénita que altere la forma de las trompas de Falopio e impida el avance del óvulo.

El embarazo ectópico viene acompañado de una serie de síntomas que pueden notarse ya en las primeras semanas del embarazo. Hablamos de dolores constantes y agudos a un lado del abdomen, a veces acompañados de náuseas, y trastornos intestinales y urinarios. También de palidez, tensión baja o ritmo cardíaco acelerado.

El tratamiento, como apuntamos más arriba, puede variar según los casos, desde fármacos a operaciones quirúrgicas (en casos de embarazos más avanzados). Su misión será la interrupción del embarazo, ya que por ahora no existe ningún tratamiento que permita recolocar el óvulo en el útero.

Pero, ¿y en un futuro? La duda de muchas madres es saber si podrán quedarse de nuevo embarazadas en el futuro. La respuesta es sí. Un embarazo ectópico no impide que se produzcan embarazos normales en un futuro, si bien en algunos casos las madres pueden tener ciertas dificultades para ello. En todo caso, las posibilidades de tener un segundo embarazo ectópico son muy bajas.

Imagen: Freepik.com

 

ClepIO