empoderamiento infantil

Cómo fomentar el empoderamiento infantil

El empoderamiento infantil incluye toda una serie de pasos que ayudan al niño o niña a fortalecer su confianza y proyectar una mejor imagen hacia fuera.

Hablemos de empoderamiento infantil. ¿De qué se trata? Este término engloba toda una serie de tácticas claves para el desarrollo afectivo de niños y niñas en sus distintos ámbitos de vida: escolar, familiar y social. Y es que sus primeros años serán cruciales en la gestación de su personalidad. Empoderar en la edad infantil es, por tanto, fortalecer su autoestima, ayudarle a tomar decisiones y convertirlos en personas independientes y productivas.

Para ello, un primer paso es evitar todas aquellas frases que puedan tener un impacto negativo en el niño o niña: “No podrás hacerlo”, “No opines”… Estas fórmulas lo único que harán será debilitar la autoestima de los más pequeños. El paso correcto será inculcarles el poder de decidir, de distinguir entre lo bueno y lo malo, y de saber, al fin, adquirir responsabilidades.

Claves para fomentar el empoderamiento infantil

Empoderar a los más pequeños de casa surge, hoy en día, como una necesidad para su futuro éxito y capacidad de liderazgo. ¿Cómo hacerlo? Desglosamos a continuación una serie de pasos clave que te ayudarán en tan ardua tarea.

  1. La comunicación. Es un paso fundamental en cualquier tipo de relación humana, y también a la hora de empoderar a los más pequeños. Comunícate con ellos sin necesidad de perder la autoridad que te concede el hecho de ser padre. Si te resulta una tarea difícil, puedes consultar distintos modelos de coaching que fomenten esa comunicación.
  2. Haz que crean en ellos mismos. Deben creerse capaces de superar los retos y afrontarlos. ¡Foméntalo!
  3. Confía en ellos. Igualmente, deben sentirse apoyados por ti, saber que apuestas por ellos y que eres el primero que confía en sus capacidades.
  4. Deja que opinen y tomen decisiones. Su participación en ciertas decisiones, por ejemplo de casa, hará que se sientan capaces y valorados.
  5. Evita regañarle. Según los expertos, la mejor forma de afrontar las travesuras o las tareas mal hechas, es tratando de que el pequeño analice qué es lo que ha hecho mal y cómo puede actuar de mejor forma la siguiente vez.
  6. Actividades en equipo. El desarrollo dentro de un grupo, y la relación con los miembros del mismo, es muy importante. Ayúdale a gestionarlo desde edades tempranas, involucrándole, por ejemplo, en algún proyecto de casa.
  7. Fomenta su desarrollo social. Promueve el desarrollo de tu hijo o hija en distintos lugares y entornos sociales.
  8. Impulsa su conocimiento y sus ganas de aprender. Además de la escuela, es importante nutrir a los más pequeños con actividades extraescolares que les ayuden a explorar otros mundos. A ti te servirá, además, para conocer qué es aquello que más les gusta o motiva.
  9. Fortalécelo para enfrentar lo malo. Es inevitable enfrentarse a situaciones incómodas, a críticas, burlas… Debes enseñarle a gestionarlo y que lo interiorice como un proceso natural de la vida diaria.
  10. Coaching y psicología. Si es necesario, ¿por qué no recurrir a profesionales que te ayuden en la tarea? Nadie como ellos para asesorarte y para encauzar de forma correcta a los tuyos.

Es una tarea difícil, que requiere de tiempo y paciencia, pero todos estos pasos te ayudarán a empoderar a los más pequeños y orientarles hacia un futuro de éxito social y emocional.

Imagen: Freepik.com

ClepIO