neumonía en niños

Cómo prevenir la neumonía en niños

La neumonía es una de las enfermedades más frecuentes en niños y niñas menores de 5 años. Te contamos cómo prevenirla.

Según la OMS (Organización Mundial de la Salud), la neumonía en niños es una enfermedad muy frecuente, especialmente en los menores de 5 años. Se trata de una infección de las vías respiratorias que viene acompañada de fiebre alta, congestión nasal, tos, dificultad para respirar, vómitos, dolor de vientre y un malestar generalizado. Aunque generalmente puede tratarse en casa, en otros muchos casos implica la hospitalización del paciente.

La enfermedad es provocada por virus o bacterias, según los casos, y en ocasiones puede venir derivada de un estado de resfriado. Un análisis de sangre y una radiografía de tórax suelen ser suficientes para establecer el diagnóstico y el tratamiento.

Pero, ¿puede prevenirse? Como otras muchas enfermedades, la respuesta es sí. La neumonía en niños puede evitarse con la correcta vacunación, pero también siguiendo una serie de recomendaciones que veremos a continuación.

Recomendaciones para prevenir la neumonía en niños

Siempre es mejor prevenir que curar. También en el caso de la neumonía, y especialmente si se trata de su incidencia en niños. ¿Cómo hacerlo?

Lo primero será inmunizar al niño o niña contra enfermedades como el sarampión, la tos ferina o los neumococos, a través de las vacunas pertinentes. ¡No te preocupes! Tu pediatra mejor que nadie podrá orientarte al respecto. Pero, además, podrás reducir el riesgo de la aparición de la enfermedad siguiendo estos consejos:

  • La lactancia materna ayuda a prevenir infecciones respiratorias en el bebé.
  • Apuesta por una alimentación infantil equilibrada, que ayude a aumentar las defensas naturales de los niños. Esta alimentación debe basarse en la pirámide nutricional, y debe contener: cereales, frutas, verduras, carne, pescado, legumbres y lácteos.
  • El lavado de manos en casa y en la guardería o colegio, evitará la transmisión de infecciones respiratorias.
  • Mantén una buena higiene en el hogar y ventílalo a diario para depurarlo.
  • Evita que los tuyos estén expuestos al humo de tabaco.

Si, a pesar de tomar todas las precauciones, notas la menor sospecha de la enfermedad en tu hijo, no dudes en acudir rápidamente al especialista médico para que establezca un diagnóstico y trate la neumonía con la mayor celeridad posible. Para curarla, eso sí, será necesario que el pequeño cumpla con el tratamiento dictaminado por el médico y que no lo abandone antes de tiempo.

Imagen: Freepik.com

ClepIO